Deporte moda, vida light y voluntad de poder

Corren los tiempos de la alabanza al cuerpo, la vida sana y de la búsqueda incesante de felicidad a partir de estereotipos que permitan acceder a diversos estándares que posibiliten un reconocimiento de voluntad, sapiencia y bienestar.

La época del deporte moralista ha llegado a su fin y su despliegue es gracias al deporte moda. La vieja actividad del deporte por virtud ha quedado en el pasado y ha sido sustituido por el deporte mercantilizado.

El universo deportivo en las sociedades modernas se diversifican a partir de la oferta y la demanda, lo que produce que los espacios públicos también se transformen para llevar a cabo dichas actividades: los parques deportivos al aire libre, las plazas comerciales con una gran variedad de tiendas de ropa deportiva, los gimnasios, los spas y las tiendas de productos naturistas se han convertido en la nueva sensación de prosperidad y reconocimiento.

El deporte se ha convertido en las últimas décadas en una de las manifestaciones típicas del sistema de moda generalizada, lo que provoca que el deporte también caiga en la senda de lo líquido, de lo inestable y de lo efímero.

El individuo arropado bajo esta condición de vida, no hace deporte por virtud sino por fe, por apariencia, por el ánimo de seducción y placer que le produce situarse ante el otro diferente y saludable.

Ya no es el deporte aristocrático de las élites económicas, políticas y culturales; ahora el deporte se masifica y se ofrece a la carta. Basta con observar la promoción acelerada de los productos-deporte y el marketing que corresponde al culto del cuerpo narcisista a través de las redes sociales y los medios tradicionales de comunicación (radio, televisión, periódicos).

Bajo este contexto, el deporte se ha desmoralizado y se ha liberalizado; ya que, quienes practican el deporte se han alejado de cualquier mira ideal o trascendente, sino más bien, el acto del deporte-moda se convierte en una saga de triunfos personales que se materializa en sociedad a partir de reconocimientos comunes. Lo que permite que el deporte se convierta en una cultura de masas individualistas.

En ese sentido, el deporte acoge y trasmite reglas morales que se deben ser adoptadas por todos aquellos que desean reconocimiento y bienestar.

En los últimos años se ha tratado de dar cuenta del extraordinario fervor por la actividad deportiva de nuestros contemporáneos, haciendo de éste una emblemática actividad en el ideal de la modernidad democrática y competitiva.

Estas conductas que se desprenden del culto al individuo “exige apenas que seamos delicados con nuestros semejantes y que seamos justos; que desempeñemos bien nuestra ocupación; que trabajemos en aquello para lo que estamos llamados, en la función que podamos desempeñar de modo óptimo, recibiendo la justa recompensa por nuestros esfuerzos” (Lipovetsky: 2003: 66).

Los individuos bajo este ambiente crean rituales de relajamiento corporal y mental con el propósito de conservar una vida sana y mantener lazos comunes de felicidad. Por eso, el individuo va al gimnasio, hace pesas, trota, asiste a clases de yoga, camina, escala, va al sauna a sudar, come dietas apropiadas, se engalana y de ahí vuelve al trabajo, a la escuela o a cualquier lugar donde ocupe su tiempo. El individuo moderno se exige a sí mismo para lograr todo lo posible hasta llegar a aquello que le es imposible. Al respecto, Chul Han menciona: “El hombre del rendimiento se encuentra en guerra consigo mismo y en medio de todos los que no logran sus propósitos (…) campea su depresión. Es la enfermedad de una sociedad positiva sumamente productiva” (Chul-Han, 2015: 85). De manera que tenemos a un sujeto libre que se obliga a sí mismo a rendir, pero que su trama de libertad lo lleva al extremo cansancio y eso lo conduce al aburrimiento.

El entusiasmo que invade a los individuos en ocasión de la actividad del deporte no es el signo del embrutecimiento de las masas, es la expresión individualista de la democratización del sentido de la estética hazañistica de los cuerpos.

Víctor Hugo López Llanos[1]

[1] [1] Expolitologo. Maestro en Humanidades y Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y Maestro en Estudios Políticos y Sociales por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Actualmente coordina el seminario “El léxico de la política” en la UACM, es columnista de la revista “Quehacer político” y profesor del Colegio de Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

 

Anuncios